viernes, 11 de mayo de 2018

Condenada a muerte por matar a su marido violador

Noura Hussein fue ayer condenada a muerte en Sudán. Esta joven de 19 años recibirá la pena capital por haber matado a su marido en defensa propia cuando intentaba violarla por segunda vez. La justicia de su país no contempla la violación como un delito y, tras declararla culpable, le ha asignado el castigo más alto.
En Sudán los matrimonios por conveniencia están a la orden del día. Es legal casarse a partir de los 10 años y la familia de Noura esperó hasta los 16 para encontrarle un esposo. Ella se negó. Se escapó para irse a vivir con una tía y alejarse de la obligación que pesaba sobre ella.
El marido pidió a unos familiares que sujetaran a Noura para poder violarla
Tres años más tarde regresó a su hogar engañada por sus padres. Le hicieron creer que se había cancelado la boda, pero era una trampa para entregarla a Abdulrahman, su marido. Aún así se negó durante días a consumar el matrimonio. El 2 de mayo de 2017 el esposo llamó a su hermano y dos primos. Sus familiares se encargaron de sujetar a Noura con fuerza mientras él la violaba.

Al día siguiente de la agresión, el marido intentó tener sexo de nuevo a la fuerza con Noura, pero ella se rebeló y lo apuñaló hasta la muerte. Presa del pánico intentó buscar protección en su familia, pero su padre lo que hizo fue desheredarla y entregarla a la justicia. Se sentía avergonzado de que su hija hubiera actuado así en legítima defensa.
El juicio tuvo lugar el julio del año pasado y el tribunal la declaró culpable de “homicidio intencional”. La violación marital no existe como tal y, por lo tanto, decretan que no hubo legítima defensa. Desde entonces fue internada en una cárcel para mujeres. La familia del marido rechazó la opción de indultarla o recibir una compensación financiera, solo querían venganza. 
Ayer el tribunal de Sudán decretó la condena a muerte de Noura. Una pena que desde Amnistía Internacional (AI) han criticado con dureza: “Noura es una víctima y la sentencia es intolerablemente cruel”. La organización defensora de los derechos humanos emitió un comunicado donde califican el castigo para esta joven como “el más cruel, inhumano y degradante”. AI reclama al país africano que revoque la sentencia “manifiestamente injusta” y garantice que Noura tenga derecho a un nuevo juicio justo.
La indignación por el caso Noura se ha expandido por todo el mundo con la etiqueta #JusticeForNoura en las redes sociales y con recogidas de firmas. La repulsa ha sido generalizada, pero también en el propio Sudán. Aunque la familia de esta víctima le haya dado la espalda, ayer los simpatizantes de Noura abarrotaron la sala del tribunal de Omburman. Muchos de los presentes eran mujeres musulmanas cansadas de este tipo de injusticias. Ahora los abogados tienen 15 días para apelar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOTICIAS MAS DESTACADAS

PERIODICOS

REGIONALES

DESTACADA