Compartir

martes, 5 de febrero de 2019

La xenofobia se desata en Ecuador

Ecuador, que hace poco más de dos años marcaba un hito en la garantía de los derechos humanos de los migrantes con la Ley de Movilidad Humana, ha sido por estos días escenario de manifestaciones de hostilidad contra venezolanos que llegaron escapando de la crisis en su país. El virulento brote de xenofobia fue gatillado tras el asesinato de una joven ecuatoriana cometido por un venezolano. 
"Hechos así de fuertes no se habían dado hasta ahora en el país. Hay elementos xenófobos que han ido en aumento y que no han sido controlados”, señala Gustavo Endara, coordinador de proyectos de la Fundación Friedrich Ebert (cercana a la socialdemocracia alemana) en Ecuador. 
El analista reprocha que "lamentablemente no se hizo nada por proteger a los migrantes. En los videos difundidos uno puede ver a mujeres con bebés que huyen de piedras y nadie las protege”.
También la reacción gubernamental de pedir un certificado de antecedentes judiciales apostillado a todos los venezolanos que ingresen al país, y el anuncio de que se activarán brigadas de control, provocan críticas. Por ejemplo, la ONG venezolana Red Nacional de Derechos Humanos pidió a la Comisión Interamericana de DD.HH. (CIDH) medidas de protección para inmigrantes venezolanos en Ecuador. 
Luicy Pedroza, investigadora del centro de estudios regionales Giga, en su sede de Berlín, califica el proceder del Gobierno ecuatoriano de accionismo. "Por otro lado, me parece que es atizar el fuego, porque refuerza la idea de que los inmigrantes venezolanos traen criminalidad y delincuencia, lo cual es una generalización muy burda”, apunta.
Tendencia restrictiva
Endara se muestra preocupado. "Lamentablemente temo que están las condiciones dadas para que estos hechos puedan repetirse en cualquier otro momento, en cualquier otro país”, advierte. La actitud de solidaridad predominante hace un año en la región se ha ido diluyendo. Ahora se percibe un endurecimiento paulatino, no solo en Ecuador, sino también en otros países, como Chile.
En términos generales, en el continente "tuvimos una tendencia hacia leyes migratorias cada vez más abiertas, que iba fuertemente liderada por Argentina en cuestión de migración en general, por Brasil en cuestión de refugio, particularmente, y luego por Ecuador, que tuvo esa Ley de Movilidad Humana tremendamente ambiciosa que permitía la entrada por algunas semanas de casi cualquier persona del mundo sin necesidad de visado”, subraya Luicy Pedroza, agregando que ahora se registra un movimiento pendular en la dirección opuesta. 
"El único caso estable es Uruguay, que mantiene sus compromisos con la migración y que también ha sido un puerto bastante estable para la llegada de venezolanos, que tienen incluso derecho de residencia allí”, dice.
Realismo mexicano
México, que por su parte enfrenta un gran flujo de migrantes centroamericanos, marcha a contracorriente, hacia una mayor liberalización, con la decisión del nuevo Gobierno de ofrecer a los migrantes la posibilidad de regularizar su situación en cualquier momento, aunque hayan entrado de manera irregular. 
"México no está alentando mayor migración. Está en el interés del gobierno mexicano aminorar la inmigración. 
Pero hay que aceptar que en ciertas situaciones, como el éxodo de centroamericanos, al igual que el éxodo de venezolanos, habrá migración simplemente porque la gente está huyendo de una situación insoportable en casa. 
Y, desde una posición muy realista, el nuevo Gobierno mexicano ha decidido que está en su interés que esa migración sea regular y ordenada”, afirma. Eso no se consigue, a su juicio, con una política como la que promueve el Gobierno chileno. 
"La consecuencia más inmediata que va a atener es que va a provocar que más gente, al cabo del período que puede estar con visa de turista en Chile, simplemente pase a la clandestinidad”, opina.
Para la investigadora del GIGA, en todo caso, lo más inquietante es que no se aborda la situación de manera realista. "El tema de la migración es muy vulnerable a ser politizado y a ser manipulado. Los migrantes son chivos expiatorios muy fáciles para cualquier tipo de problema en una sociedad”, subraya. Pero lo ocurrido en Ecuador también ha despertado conciencias. 
Y eso es un signo de esperanza para Gustavo Endara, quien destaca la marcha celebrada en Quito para condenar la violencia contra las mujeres, y la xenofobia: "La xenofobia, como el machismo, también mata”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOTICIAS MAS DESTACADAS

PERIODICOS

REGIONALES

DESTACADA