Compartir

miércoles, 27 de marzo de 2019

Rusia debe irse de Venezuela, y todas las opciones están abiertas

imagen
El presidente Donald Trump dijo este miércoles que "los soldados rusos deben abandonar Venezuela" y señaló que "todas las opciones" están abiertas para que eso suceda.

"Rusia tiene que salir" del país suramericano, dijo Trump a la prensa, durante una reunión con Fabiana Rosales, esposa del líder opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela hace poco más de dos meses.

Previo, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien también recibió a Rosales, dijo: "Hoy llamamos a Rusia a detener todo su apoyo al régimen de (Nicolás) Maduro, respaldar a Juan Guaidó y mantenerse del lado de las naciones en todo el continente hasta que se restaure la libertad".


Pence calificó de "provocación inoportuna" la presencia de militares rusos en Venezuela.

Colaboración técnica-militar

Estos pronunciamientos se dan luego que dos aviones militares rusos, con integrantes del Ejército de ese país, aterrizaran en Venezuela el pasado fin de semana, según relató una fuente de Caracas a la agencia RIA Novosti.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia informó este martes que especialistas rusos se encuentran en territorio venezolano en concordancia con el tratado existente de colaboración técnica-militar entre ambas naciones, que fue firmado en 2001.

"La Federación de Rusia desarrolla su colaboración con Venezuela en estricta conformidad con la Constitución de ese país y con pleno respeto a sus normas legislativas", declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, citada en la publicación.

"Cinismo" e "hipocresía"

Entretanto, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que Washington trata de "interferir en los programas de cooperación técnica-militar entre Rusia y Venezuela", al mismo tiempo que el país norteamericano tiene un gran número de bases militares en todo el mundo —"buena parte" de las cuales se ubica en América Latina— y "un presupuesto militar creciente de más de $700 millardos (700.000 millones de dólares)".

El ministro venezolano calificó este comportamiento de las autoridades estadounidenses de "cinismo".

El canciller señaló, además, que "sorprende la hipocresía de gobiernos de la región que mantienen en su territorio bases militares y personal de EE.UU.".

Apoyo de EE.UU. a Guaidó

En el encuentro de este miércoles, Trump dijo a Rosales que EE.UU. está "al 100 %" con ella y su esposo.

Cuando Guaidó de autoproclamó presidente interino del país suramericano, el pasado 23 de enero, Washington fue el primer país en reconocerlo y, desde entonces, ha presionado a la comunidad internacional para que lo apoyen.

Son cientos los pronunciamientos que se han realizado por funcionarios de EE.UU., como el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, el vicepresidente Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo. Entre otros, los mensajes han estado dirigidos principalmente a las Fuerzas Armadas de Venezuela, a quienes instan respaldar a Guaidó; además, amenazas directas a Maduro y su administración.

Aparte de los pronunciamientos, Washington ha incrementado las sanciones contra el país suramericano, que se suman a las impuestas el año pasado. Las principales están dirigidas a la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y a entregar los activos del Estado venezolano que se encuentran en bancos estadounidenses a Guaidó.

La "ayuda humanitaria" y los apagones

Uno de los puntos más álgidos en estos últimos dos meses fue el intento de ingresar, el pasado 23 de febrero, "ayuda humanitaria" a territorio venezolano, que fue prometida por EE.UU.

Ese día, hubo tensión en la frontera de Venezuela con Colombia, país donde había sido acopiada la ayuda. La noticia más difundida fue la quema de uno de los camiones, presuntamente por uniformados venezolanos. Sin embargo, el diario estadounidense New York Times, reveló que esa ayuda fue incendiadas por encapuchados del lado colombiano.

Caracas ya había advertido desde antes que la entrega de esa ayuda humanitaria se trataba de un "show" para generar caos en la frontera y justificar una internvención militar extranjera en Venezuela.

Otro de los acontecimientos que más han marcado estos tensos días en Venezuela han sido los apagones que han dejado sin electricidad al país.

El primero ocurrió el pasado 7 de marzo y se extendió por varios días en algunos estados venezolanos. El Gobierno señaló a EE.UU., y a factores de la extrema derecha venezolana, de promover un ataque cibernético al cerebro computarizo de la central hidroeléctrica Guri.

Esta semana se han suscitado otros apagones. "Hemos recibido hoy un nuevo ataque al centro de transmisión de carga" para "sacar de funcionamiento las máquinas" de la central hidroeléctrica Guri, que provee más del 70 % de energía eléctrica a Venezuela, informó el ministro para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, el pasado lunes.

A través de un comunicado, el presidente Maduro señaló que "manos criminales provocaron un incendio de gran magnitud en el patio de transmisión del Guri".

"Un evento de esta naturaleza jamás se había suscitado en la historia del Sistema Eléctrico Venezolano", mencionó el mandatario. A juicio del Gobierno de Venezuela, este acto "deja en evidencia la ausencia de límites" de los "terroristas amparados por las cúpulas guerreristas que conforman el entramado militar, financiero y mediático de los supremacistas que hoy ejercen el poder en los Estados Unidos de América y aspiran hegemonizar el dominio geopolítico mundial".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOTICIAS MAS DESTACADAS

PERIODICOS

REGIONALES

DESTACADA